VIDA SALUDABLE

VIDA SALUDABLE

 

La revista InDependientes la cual es una revista especializada en adicciones no deja atrás el tema  de las bebidas alcohólicas, y empieza su artículo dando definición de éstas y al mismo tiempo la incluye como un tipo de droga. Entre las bebidas alcohólicas más comunes están: cerveza, vino, licor y whisky.

El consumo de éstas tiene causas y efectos; la primera puede ser condición social y a la vez situación emocional del individuo. A la hora de mencionar los efectos de igual manera lo asocio a mis razones del no consumo de alcohol basándome en esta revista: lo primero es relajación durante media hora o menos, volviéndose locuaz y extrovertido. Luego remplazado por somnolencia y sedación. En la mayoría  de las circunstancias, hay probabilidad de sobredosis letal.

Al beber con el estomago vacío es particularmente arriesgado.  Si la persona está inconsciente, o no se puede despertar, o le cuesta respirar, se trata de una emergencia. Con otros depresores, como los tranquilizantes, puede producir estados profundos de sedación con pérdida de conciencia e incluso el coma. Es inevitable darse cuenta que los efectos del alcohol son altamente dañinos y prevenir de igual manera evitar su consumo es lo que más conviene. La palabra de Dios es bien clara en lo que señala en Proverbios 20:1 "El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio." 

Hay que enseñar a la gente que las drogas no curan la enfermedad. Es cierto que a veces proporcionan algún alivio inmediato momentáneo, y el paciente parece recobrarse por efecto de esas drogas, cuando se debe en realidad a que la naturaleza posee fuerza vital suficiente para expeler el veneno y corregir las condiciones causantes de la enfermedad. Se recobra la salud a pesar de la droga, que en la mayoría de los casos solo cambia la forma y el foco de la enfermedad." Ministerio de curación 88. Miles de personas que desempeñan puestos de confianza y honor se entregan a hábitos que envuelven la ruina del alma y del cuerpo. Hay ministros del Evangelio, estadistas, literatos, hombres de fortuna y talento, hombres de capacidad para vastas empresas y para cosas útiles, que están en peligro mortal porque no ven la necesidad de dominarse en todo.

Hay que llamarles la atención respecto de los principios de la templanza, no de un modo dogmático, sino a la luz del gran propósito de Dios para con la humanidad. Si se les presentaran así los principios de la verdadera templanza, muchos individuos de las clases altas reconocerían el valor de ellos y les darían franca acogida.  

Bibliográficas-(El Ministerio de Curación Pág. 161 - 162).

Por: Wilkin Brito

Notice

Commenting only available for logged in users